lunes, 27 de noviembre de 2017

TEXTO NECESARIO

Sistemáticamente te has atado a mí, a la sombra más oculta -la desconocida-, te has apoderado de cada una de mis células, haciéndote el soberano de mis fronteras, te has sentado en el trono ejerciendo tu mando con la destreza del que se sabe el dueño de todo, y te has colado en mi territorio extendiendo tu dominio, por aquí y por allí, sometiéndolo todo a tu imperio: porque conoces todos los recovecos de mis entrañas; porque llegaste a mi vida cuando tan solo era un proyecto, creciendo junto a mí irremediablemente, sin que yo llegara a apreciar dónde terminaban tus límites y comenzaban los míos; porque eras tan familiar que me acostumbré a tu compañía; eras tan constante, que ten sentí cerca, sentí como tu abrazo me acompañaba en los peores momentos, -en los reales y en los imaginarios-; porque me condujiste en mis sueños, siempre haciéndome creer que estarías a mi lado, y así lo cumplías, siempre a mi lado, ¡tan así!, que eras el único que siempre estaba a mi lado, ¡siempre! Pero hoy, aquí estoy vacía, desnuda ante el mundo y ante mí, he llegado al conocimiento del mapa de mi territorio, y he modificado todas las rutas que acostumbras a recorrer, por las que te solías colar, he cerrado todas las puertas que abrías, he borrado los senderos que tú solías frecuentar; he detectado las artimañas que, por conocerme desde siempre, has utilizado para ganarte mi confianza; he reconocido la estrecha línea que me separa de ti, y te has vuelto un extranjero en mi territorio, un forastero que no es bien recibido y con el que lucharé con toda la eficacia que te mereces por haberme hecho creer que eras parte de mí, siendo mi peor enemigo -a estas alturas de mi vida he conseguido un arsenal de destrezas, todas repletas de amor para combatirte-. Te he arrancado como una mala hierba que ha penetrado en mi tierra agostándola durante años, y hoy percibo que la abundancia forma parte de mí, la paz ha ocupado tus espacios y soy yo, simplemente yo. Seguiré haciendo las mismas cosas que hasta ahora, u otras, y seguirás intentando volver a mí como de habitual, volverás a emplear los mismos argumentos, las mismas argucias, pero te venceré en cada batalla. Lola Lirola, Argés (Toledo) 27 de noviembre de 2017

jueves, 17 de agosto de 2017

AMIGOS SON LOS AMIGOS

«Hay amigos que están a tu lado mientras tienen un interés, y en el momento que se agota el interés dejan de ser amigos». Todos recordamos a alguien que se ha tenido una relación así, incluso nosotros mismos nos hemos comportado así en numerosas ocasiones. Pero la amistad es una relación entre un yo y otro. Si pongo énfasis en el “yo”, el otro pasa a ser un objeto para mí, pierde el concepto de relación entre dos personas. Puesto que la amistad no es 50%/50%, si lo vemos así no tienes amistad sino un contrato mercantil. Si cuando nos relacionamos con el otro, lo sometemos a nuestros caprichos, lo sojuzgamos a nosotros estamos perdiendo lo más mágico, está perdiendo su carácter de otredad. Estamos perdiendo que la diferencia de un amigo abre mi “yo” a otra instancia, un amigo va a hacer que se me presenten diferencias ensombrecidas, me va a hacer que ahonde en mi sombra que, en definitiva, me hará ahondar en mi propio conocimiento y en el ahondamiento de propia libertad. Lola Lirola, Toledo 23 de mayo de 2017

martes, 15 de agosto de 2017

"El que nace lechón, muere cochino"

El refrán lo dice bien claro: “El que nace lechón, muere cochino”, o lo que es lo mismo, somos iguales que cuando nacemos. De esta manera lo he comprobado cuando he parido a cada una de mis cuatro hijas, adivinando su personalidad por su comportamiento al nacer, y con todas he acertado. La primera nació a la hora de la comida, nació tarde y obligada, eso sí, con el ojo bien abierto; la segunda nació en horas de vísperas de fiesta, preparada para salir y aguantar lo que se le eche, lloró muy poco y habla menos, pero hablando de fiestas, aguanta lo que se ponga por delante; la tercera vino al mundo sin permiso de nadie y casi nace por el camino, tenía prisa por demostrar al mundo que ella era capaz de desenroscarse dos nudos al cuello del cordón de su madre y lo que se le pusiese por delante; y la cuarta, la hija de mi deseo, nació al filo de dos días, a las doce y veinte, con toda la seriedad que el acontecimiento requería y con todo planeado, perfeccionando mis pasos y actualizando a toda la familia al siglo XXI. Hablo de lo que he experimentado para despistar un poco. Pero ¿Puede cambiar una persona a lo largo de su vida y según las circunstancias?, no lo creo. En mi caso, solo puedo ser yo, y ando buscando la mejor versión de mí misma, por lo que puede parecer que existe algún cambio. Sin embargo, lo esencial permanece: jamás me gustó pasar un día en el campo, ni el deporte, ni las intrigas de palacio, soy cabezona (testaruda y constante si queremos decorarlo un poco), y si tienes algo que decirme, dímelo a la cara, lloraré contigo, te insultaré, me cabrearé, pero jamás haré nada con dobleces, soy como nací, tranquila, sincera, bonachona tirando a floja para las cosas físicas, soy lo que se ve, no hay nada detrás y tengo una memoria “premium”, me acordaré de todo lo ocurrido que haya sido alrededor a mi vida, es por eso por lo que alguien me dijo una vez que era rencorosa, pero no es rencor, es simplemente que tengo una memoria muy crecida. Es por eso por lo que he desarrollado la habilidad de buscar estrategias para sobrevivir en este mudo carente de emociones, ya que soy emoción pura. Ahora bien, esos acontecimientos, que han ocurrido a mi alrededor y a lo largo de vida, han incitado en mí una respuesta: aquellas personas que han arrollado mi coexistir sin importarles mi propia existencia, persona coincidentes pero no necesarias, han provocado mi indiferencia total, han fortalecido mis límites y han pasado a la historia, sin más; sin embargo, aquellas personas que han chocado conmigo con circunstancias hirientes, personas que sí son necesarias para mí, han provocado que mis límites se ensanchen y haya desarrollado una capacidad que jamás creí tener, la capacidad de perdonar. Por todo esto, me planteo ¿somos capaces de cambiar por egoísmo puro y duro?, o simplemente es que el amor todo lo puede. Lola Lirola, Argés (Toledo) 15 de agosto de 2017

lunes, 13 de febrero de 2017

ODA AL MOSQUITO

Te paseas por mis sueños despertándome en la noche, ¿Qué pretendes con tus cantos de barítono aflautado?, ¡aumentar la incertidumbre de este verano, tan incierto! Yo te ignoro, tengo frío en el destierro de una cama de soltera. Amanece sin descanso, y tú altivo, hoy me cantas mañanitas trompeteras, no han sonado las campanas y la fauna está salvaje, irritada me levanto, ¡no hay quien duerma en esta cama!

viernes, 12 de febrero de 2016

DESTINO OCULTO

DESTINO OCULTO

Caminamos por la sombra,
inflados de frustraciones,
buscamos una luz
que extinga la umbría que nos mata,
que nos libere de la hipocresía
en la que estamos sumergidos,
que cambie nuestro destino.
Existimos en una batalla constante,
contra un ejército incesante.
Al Norte siempre hay temporal,
y llueve, hasta diluir los signos
tatuados en nuestra piel,
sólo la muerte puede salvar
a los hijos de nuestro hijos.
Sucumbimos a vocablos viciados,
condenándonos a la oscuridad,
ocultándonos nuestro destino
para el que fuimos creados.
Pero un mantra insistente
palpita recordándonos
que fuimos elegidos para vencer.


© Lola Lirola, Toledo 29 de abril de 2015.

martes, 12 de enero de 2016

SIN LÍMITES



Ahora sé que hay algo más
de lo que pienso,
y me incita a abandonar mis creencias,
abandonar pensamientos
que transforman en un hecho
la negrura del designio imaginario,
abandonar creencias,
que me dicen que no puedo,
y no puedo,
que interpretan las miradas de otras gentes,
bajo el prisma del dolor.
Abandonar pensamientos
que traen palabras de no sé dónde,
que hablan de angustias, de malos tratos,
y desamor,
creencias que son un hábito,
y que instalándose,
ya forman parte de nuestro ser.
Ahora sé que hay algo más
que el pensamiento,
algo que late dentro del pecho,
que es verdadero,
algo sin límites,
que no hace daño,
y así camino desde hace un tiempo,
viaje concéntrico a ninguna parte
sin equipaje,
dejando atrás estelas rancias que me oprimían.


Lola Lirola, Noez 21 de agosto de 2015

jueves, 7 de enero de 2016

ACEITUNERO



En lo escondido, acunas
su semilla en tu nido,
besas el rostro endrino,
tostado por el viento
de la intemperie.
Hoy Morfeo no ha tardado
en robártelo, y adivinas
el esfuerzo del trabajo
que te alimenta,
el sustento de tu hogar
que la tierra os regala,
y comprendes.
Tu mirada es el faro
que alumbra su camino,
tus risas se enredan
en las ramas de los olivos,
mientras faena,
recordándole tu rostro
enamorado,
animándole a seguir,
guiándole por el camino.